Monte Perdido - Vía Sureste - La Travesía de los Tresmiles Olvidados

    Este artículo tiene un significado especial para mí por ser el primero que redacté como tal para el Anuario de Actividades 1994-95 del Club Montañeros de Aragón de Zaragoza. Me lo encargó Blanca Latorre Vila en su segundo año como Directora de la revista, aunque ella ya formaba parte del equipo de redacción desde la publicación del primer número en 1987.

    Dado que el contenido para el mismo era libre, tras diez años de recorrer sistemáticamente el Macizo y basándome en una recopilación de escritos personales inéditos, compuse esta reseña que describe una excelente Vía alternativa para ascender al Coloso calcáreo en cualquier época del año, desde diversos puntos de acceso y diferentes posibilidades como, por ejemplo, la de coronar hasta seis cimas de más de tres mil metros de altura en una jornada inolvidable de Alta Montaña.



UN POCO DE HISTORIA

    El 6 de agosto de 1802, los guías franceses de Louis Ramond de Carbonnières, Laurens y Rondo se dirigen hacia el Collado de Añisclo, con ordenes claras recibidas de este, para reconocer la zona y las posibilidades de acceso hasta la cima de Monte Perdido. Sin embargo, en el camino se encuentran con un pastor aragonés que los conduce a la cumbre por la Cara Norte, en lo que se conoce como la primera ascensión oficial a la montaña entonces considerada más alta de Los Pirineos. Una vez allí abandonan al pastor y descienden hacia La Subitialla por la vía de Las Escaleras, que se convierte desde entonces en la ruta normal y más fácil a la cima de Monte Perdido, puesto que, aunque tres años más tarde el mismo Rondo utiliza la vía del Lago Helado y el Corredor NO, hay que esperar a las prisas de nuestro siglo para que ésta, hoy en día más tristemente conocida como la de La Escupidera, sea considerada como la primera vía normal.

    Si los guías de Ramond no hubiesen desobedecido las instrucciones, al acceder desde el Collado de Añisclo probablemente habrían descubierto la evidencia y facilidad de acceso de la vía SE, que a mi juicio es la más bonita y espectacular, aunque también la más larga de todas las vías normales.


LOS ACCESOS

    La vía comienza en el Cuello del Soum de Ramond (2.970), y por tanto la forma más cómoda de acceso es desde el Refugio Julián Delgado Ubeda o de Góriz (2.200), del cual —debido a las diferentes posibilidades que ofrece la ruta— deberemos salir tanto más temprano según la cantidad de sitios que queramos visitar. Dejaremos a nuestra derecha la torreta meteorológica del refugio, tomando el camino señalizado como G.R.11, que ganando altura suavemente nos conducirá al Collado Superior de Góriz o de Arrablo (2.345), dejando atrás y a nuestra izquierda el barranco que baja del Cuello de Monte Perdido, zona de impresionantes pliegues. A continuación debemos tomar dirección NNE y trepar directamente hasta llegar justo unos metros por debajo de la pared de la Cara E de la Torre de Góriz o Morrón de Arrablo, donde giraremos en dirección E por una corta travesía que cruza el pequeño barranco proveniente de los neveros de la Cara SO del Soum de Ramond y se dirige a una estrecha canal que nos deposita sobre la última faja de la Punta de Las Olas. Esta faja es muy importante y se extiende estratigráficamente y de forma ligeramente ascendente hasta la cima de la Espalda de Marboré (3.073). A partir de este punto tenemos dos opciones:

    La primera sigue la faja en dirección NO hasta llegar a la base de un pequeño y perfecto circo, que remontaremos para desembocar en el Collado del Soum de Ramond, dependiendo siempre de que las condiciones de innivación sean las mejores posibles.

    La segunda es la conocida ruta de invierno a la Punta de Las Olas, más larga pero también más sencilla, que sigue la faja anteriormente descrita en dirección casi opuesta (E), hasta llegar a una estrecha canal que nos conduce a la loma terminal de la montaña, dejando bajo nuestros pies una vertiginosa y espectacular vista del Collado de Añisclo, por cuya arista llegaremos a la cima de la Punta de Las Olas (3.002), primer tresmil del recorrido y del macizo empezando por el Este. Con solo descender unos metros en dirección NO, nos encontramos en el Collado del Soum de Ramond, inicio de la vía.

    Para llegar a este punto existen otras rutas que voy a citar brevemente, pues precisan todas ellas una mayor cantidad de horas, la práctica del vivac y la superación de más dificultades técnicas. El primer objetivo de todas es alcanzar el Collado de Añisclo (2.450): a) por el fondo del cañón en una larga aproximación desde el aparcamiento del Puente de San Urbez; b) desde el Valle de Pineta a través de las múltiples lazadas del duro pero magnífico camino de Las Fayetas; c) desde el Balcón de Pineta en una espectacular travesía horizontal que discurre paralela y muy por encima de la Faja de Tormosa, por la Punta Celestín Passet y la Cornisa Bellevue. Una vez en el Collado, se toma dirección O hasta la base de una estrecha cornisa que rodea la escarpada muralla superior de la Punta de Las Olas y que conecta con la ruta de invierno antes mencionada. Una más detallada descripción de estas rutas puede encontrarse en algunas de las guías especializadas en la zona.


LA TRAVESIA DE LOS TRESMILES OLVIDADOS

    Estamos en el Cuello del Soum de Ramond (2.970), y ante nosotros se dibuja una de las más espectaculares avenidas pirenaicas, una enorme canal flanqueada por cinco picos cuyas altitudes superan los tres mil metros.

    El primero a nuestra izquierda nos muestra su desafiante perfil triangular: es el Soum de Ramond (3.254) en una perspectiva muy desconocida. A nuestra derecha y justo enfrente de la Cara Norte del Soum se encuentran los picos de Baudrimont SE (3.026) y NO (3.045), también conocidos como Rabadá y Navarro*, y la Espalda de Esparets (3.077). Estas tres fabulosas cimas disfrutan de vistas privilegiadas sobre el Balcón y Valle de Pineta, si bien resultan muy difíciles de encontrar en mapas y guías pirenaicas ya que muy pocas las reseñan.

    Al cabo de kilómetro y medio de embelesamiento termina el paseo al llegar al Cuello de Monte Perdido (3.241) y sólo nos queda por delante la arista SE de Monte Perdido y su cima.


LA VIA SURESTE

    Remontando la canal suavemente, a unos 400 metros del Cuello del Soum de Ramond y en dirección NO, podemos desviarnos al N para subir al Baudrimont SE, bajando posteriormente por el mismo sitio para retornar a la vía, que 600 metros más adelante nos vuelve a ofrecer idéntica oportunidad con el Baudrimont NO. Una vez abajo hay que tener en cuenta que si se quiere ascender a la Espalda de Esparets, es necesario desviarse 500 metros al N para llegar a la base de la cima, coronarla y luego volver atrás al mismo sitio para ascender por una fuerte pala en dirección O, la cual nos depositará en el Cuello de Monte Perdido, desde donde al Sur podemos seguir la conocida arista que forma parte de la Travesía de Las Tres Sorores y ascender al Soum de Ramond. Siguiendo al Norte del Cuello se trepa por una pendiente que por su orientación suele presentar nieve muy dura y hielo, y que nos conduce a la arista SE la cual seguiremos en dirección O hasta la cima de Monte Perdido (3.355), punto culminante del macizo y tercera altura del Pirineo. El regreso a Góriz, dependiendo de la previsión horaria y del conocimiento del terreno, queda a criterio propio para elegir el mismo itinerario de subida, la vía de Las Escaleras o la vía de La Escupidera.

    El empleo de unas seis horas para la ruta principal, ascendiendo sólo a la Punta de Las Olas y Monte Perdido, con mochila de ataque y buenas condiciones de nieve y meteorología, puede ser lo normal, pero quiero recordaros que es un recorrido para disfrutar, y las paradas en las cimas, así como las que hagamos para comer, hacer fotografías, etc., nos van a entretener. La ruta completa nos puede ocupar nueve horas y, teniendo en cuenta que luego hay que bajar, lo mejor es pensar en hacerla con esquíes para no llegar a Góriz de noche.


LO MISMO PERO ESQUIANDO

    Las especiales características estratigráficas del Parque Nacional imponen las reglas en el juego del esquí, de tal forma que salvo unas pocas cimas que permiten descensos continuados y divertidos (Marboré, Taillón, Cilindro), las demás, incluyendo ésta, es necesario trabajarlas de flanco, de una forma mucho más delicada y técnica. En general todos los recorridos precisan un exhaustivo conocimiento del terreno y sus escalones rocosos, con el objeto de evitar desagradables sorpresas.

    La ruta principal así como la mayoría de los desvíos opcionales anteriormente descritos, permiten, con un buen grado de innivación, el recorrido completo sin descalzarse las tablas, excepto al atravesar la cima de la Punta de Las Olas (fajeta rocosa) y en la salida a la Arista SE (terreno mixto de roca y hielo). El descenso se realiza de igual manera, con especial atención al tramo de unos 300 metros comprendido entre la salida del Cuello de Monte Perdido y la amplia cornisa que se forma bajo la Cara Norte del Soum de Ramond (fuerte pendiente, giros cortos y no bajar más del nivel de la cornisa). Las dos cortas y estrechas canales de acceso a la cima y faja de la Punta de Las Olas respectivamente, únicamente son practicables si la nieve es abundante: recordad que tras bajar del Collado Superior de Góriz no puede uno permitirse el lujo de descender más metros de la cuenta si se pretende llegar al refugio sin remar.

    Lo normal tras la estabilización del manto nivoso es encontrar nieve cristalizada o dura, en especial por la mañana, hasta la Punta de Las Olas, nieve polvo compacta o venteada hasta el Cuello de Monte Perdido y nieve dura o hielo en la salida a la cima, incluso con algunas placas de viento.

(*) Atendiendo al catálogo de cimas de más de tres mil metros, elaborada por el equipo de Juan Buyse y que puede considerarse como oficial tras haber sido reconocida por Federaciones, Clubes y Entidades relacionadas con el montañismo, y con la que personalmente me solidarizo, quiero recordar que los picos denominados Rabadá y Navarro quedan situados en el Macizo del Perdiguero, entre el Tusse de Remuñe (3.041) y el Pico de Maupas (3.109) y cuentan con las cotas de 3.045 y 3.043 metros respectivamente.

Volver al índice.


Texto e imágenes:
Eduardo Sánchez Abella - ©1994


Programación, diseño Web y tratamiento digital de imágenes:
ESTUDIO deli-arte - ©2009-2015
www.deli-arte.com

La visualización óptima se consigue a través de Safari 8 (1440 x 900)
Apple Computer Inc. - ©2003-2014
www.apple.com